• 3518141855 | 0351-4517493 | info@campoanalitico.org.ar

El malestar en el Trabajo.


Transcripción tomada del taller CINE DEBATE realizado en la sede de Fundación Campo Analítico de Barrio General Paz Córdoba en Enero del 2014 por el Lic. Diego Mansilla.

 

¿Porqué elegimos como temática de este año LOS EXCESOS EN LA SOCIEDAD ACTUAL?

Porque vemos cotidianamente los excesos en nuestros consultorios, en nuestra vida cotidiana, en las organizaciones con las cuales trabajamos, en la sociedad en general y queremos decir algo al respecto…

Cuando pensamos en el título, pusimos “la sociedad actual” pensando a este tiempo en oposición a otros tiempos. ¿Es decir que habría algo que diferenciaría a esta época con las anteriores en relación al Exceso?

Si bien en todas las épocas existió el exceso, en nuestra época la misma sociedad ha puesto lupa sobre la idea del PLACER SIN LIMITES, mandato que resuena en este mundo contemporáneo.

El poner una lupa sobre las cosas muchas veces hace ver mejor algo, lo aumenta, magnifica, pero otras tantas lo distorsiona y hasta se corre el riesgo de que, con mucha luz, lo que se pone debajo se pueda quemar.

Habitualmente el exceso en la clínica nos remite al placer por un lado, al sufrimiento por el otro y al más allá del placer… al placer en el displacer.

Hay una palabra psicoanalítica que se utiliza para designar este placer en el displacer: el goce. Esta palabra alude al hecho de que la experiencia del PLACER ILIMITADO siempre incluye un más allá que tiene consecuencias para el sujeto.

Dicho llanamente: uno se engancha con algo, se atrae a ello y puede excederse. Excederse con la comida, con el alcohol, con la televisión, con el juego, con los fármacos, con internet, con el trabajo. Un modo de exceso que va mucho más allá del principio del placer y que la mayoría de las veces angustia.

Así, el sujeto de esta época tiene que levantarse cada mañana preguntándose a sí mismo qué va a hacer para gozar más. Pero qué puede hacer el sujeto ante semejante DEMANDA? va a tener que decidir qué hacer con ese mandato. Mandato que exige que LA VIDA tenga más disfrute, más éxito, más reconocimiento, más bienes, en definitiva: MAS… un algo MÁS que ontológicamente va a estar vedado, obturado, imposibilitado, con el cual tendrá que vérselas a lo largo de la vida.

Qué hacer con el MÁS no es tarea sencilla y es por eso que hemos decidido hacer estas jornadas.

Queremos acercar en términos claros, con temáticas cotidianas, la dificultad del exceso en la sociedad actual, interrogando e interrogándonos en tanto sujetos atravesados por el discurso de esta época.

¿Qué hacer con él MÁS?, ¿qué hacer con el EXCESO? dijimos no es tarea sencilla

 

El malestar en el Trabajo.

Tomando la película Office Space del año 1999 realizaré un breve análisis que NO pretende dar respuestas sino introducir algunos interrogantes para pensar el Malestar en el Trabajo en nuestros tiempos.

 

 

El texto que animó el título de este primer encuentro, y que voy a utilizar para comenzar, es el texto de 1930 “El Malestar en la Cultura” de Freud. En este texto Sigmund Freud comenta que la oposición entre las exigencias psíquicas pulsionales (las pasiones inconscientes del sujeto) y las inhibiciones impuestas por la cultura derivan principalmente en tres fuentes de malestar:

  1. a) Malestar por hiperpoder de la naturaleza;
  2. b) Malestar por los vínculos con los otros
  3. c) Malestar del cuerpo individual (psicosomático)

De la misma manera, la película confronta a Peter y a sus colegas con estos tres puntos:

1) El malestar sobre el mundo material que los rodea: la autopista, la diferencia entre el estacionamiento de empleados y de los jefes, el espacio físico donde tienen que trabajar, los elementos de trabajo que se resisten a ser utilizados (la impresora, la abrochadora de Milton, etc)

2) El malestar generado por los vínculos con los otros: producido por la estructura y cultura organizacional de la empresa (Initech), el miedo constante a ser despedido, el no poder estar de mala cara para que no te digan que tenés el “síndrome de los lunes”, sin olvidarnos del maltrato sistemático que recibe de sus 8 jefes.

3) Y por último, el malestar corporal: presente en la angustia, decaimiento, falta de “motivación” y miedo que Peter confiesa a quien quiere escucharlo.

Avanzando un poco más sobre el MALESTAR EN EL TRABAJO voy a referirme a tres síntomas de moda en el mundo de la psicología organizacional actual que seguramente habrán escuchado:

  • La fatiga crónica
  • Mobbing
  • Burn Out

Para hablar de ellos voy a rescatar dos escenas que me parecieron significativas de la película y que están al comienzo:

Primera escena: “el camino hacia el trabajo”…

 

¿Qué puede ser peor que salir todos los días hacia el trabajo y encontrarse con una avenida repleta de autos, que al elegir un carril para ir más rápido automáticamente éste se vuelve más lento, mientras el parámetro del tiempo lo da un anciano en andador que avanza más rápido que la avenida en donde te encuentras?…

La burla paulatinamente se va magnificando, la lupa multiplica exponencialmente el malestar de Peter que al llegar a la oficina recibe un choque eléctrico de bienvenida. Para completar la escena, cuando el protagonista se sienta en su escritorio el espacio de trabajo es percibido en su cara como una celda de donde quiere salir cuanto antes (rodeado de divisorios altos y de color gris)

Habitualmente nos preguntamos cómo es posible que un individuo tolere mentalmente un ciclo de operaciones que duran, como máximo, unos minutos y se repiten durante horas, meses, años y hasta a veces, toda la vida.

En estos casos, la tarea realizada no guarda ninguna relación con los deseos o fantasías del sujeto, a quien le resultaría imposible tolerar su trabajo más allá del beneficio que le ofrece el salario. La consecuencia de este tipo de labores, además de anular al sujeto, genera fatiga y malestar. Algunas clasificaciones diagnósticas aparecen en este punto para intentar nombrar y situar las distintas caras del sufrimiento en el trabajo.

El síndrome de fatiga crónica supone un período de agotamiento constante a lo largo del tiempo y una importante disminución de rendimiento. En la entrevista con los EXPERTOS EN EFICIENCIA Peter les dice con toda sinceridad que “no es que sea perezoso, es que no me da la gana”…  “llego 15 minutos tarde, uso la puerta de servicio para que no me vea mi jefe, disimulo una hora mirando la mesa a lo tonto, y después de comer lo hago también durante una hora más… creo que mi tiempo de rendimiento total es de 15 minutos” “ES UN PROBLEMA DE MOTIVACIÓN”.

El acento acá no es la carga física, sino el mecanismo psíquico que genera el propio trabajador para evadirse de la realidad rutinaria (en este sentido, no todos tienen la suerte de encontrar un hipnoterapeuta ocupacional como el de Peter).

Segunda escena: “la carátula en los informes TPS”

 

Como si fuera poco todo lo que debe realizar Peter hasta llegar hasta su escritorio, aparecen en escena los jefes (hasta la cantidad de jefes en la película es un exceso) reclamándole no haber puesto una carátula en sus informes TPS. En otra escena más adelante en la película, le dice a los “EXPERTOS EN EFICIENCIA” que una de sus principales motivaciones en que ninguno de sus 8 jefes lo molesten por haber hecho algo mal, y el miedo a perder su trabajo. Todo este temor lo paraliza, hasta que es hipnotizado y sus preocupaciones e inhibiciones desaparecen.

En la clínica psicológica laboral puede clasificarse a éstas situaciones como mobbing u hostigamiento psicológico. Se trata de un término que indica la situación en la que una persona o grupo ejerce violencia psicológica extrema y sistemática sobre otra persona en el ámbito laboral.

Distintos autores acuerdan en considerar a este tipo de violencia como una forma específica de estrés laboral, cuyo elemento diferencial es que no deriva de las exigencias del trabajo sino que tiene su origen en la violencia de ciertas relaciones psicosociales. En definitiva, la condición de aparición de estas conductas, en parte, estaría ligada con las formas de gestión de los conflictos por parte de los líderes, modelo de gestión que se desprende de las prácticas y políticas organizacionales que a su vez se encuentran atravesadas por diversos discursos provenientes del .

Por último y para cerrar con las referencias a las clasificaciones diagnósticas relacionadas al trabajo, me voy a referir brevemente al síndrome de burn out, que aparece en esta película solo en algunos momentos y que solemos encontrar mucho en los operadores de call center, puestos de atención al cliente, oficinas de recepción de reclamos, entre otros. Este término, si bien no tiene una expresión análoga precisa en español, suele traducirse como ESTAR QUEMADO o fundido. Se utiliza para describir los síntomas que presentan aquellas personas que trabajan de manera excesiva sobrecargando sus capacidades mentales y emocionales. Es una forma particular de EXCESO autoestablecido o ejercido por el contexto que la persona no logra o puede mitigar.

 

¿Pero qué hacer con tanto Exceso?

Bueno, el personaje después de su transformación renuncia… Pero no quiere decir que es la única salida. ¿Qué pasaría si se cambiara el ángulo de la lupa para que no queme sino qué nos permita ver?

En definitiva, considero que el malestar en el trabajo es una problemática multicausal y multivariada que la película refleja muy bien, en la cantidad de detalles y situaciones que presenta. Además va sucediendo de manera irónica y absurda, recurso que nos lleva del drama a la comicidad… recurso que sirve por lo menos hasta poder cambiar un poco el ángulo de las cosas.

El ángulo de la lupa requiere de una mirada que tenga foco no solo en el tratamiento individual, sino también en visibilizar las condiciones organizacionales y sociales que están produciendo estos efectos. El discurso del management tradicional muchas veces prioriza la mirada sobre la productividad individual, descuidando una mirada más amplia que permita identificar las condiciones sufrientes de los sujetos que se encuentran involucrados.