• 3518141855 | 351 726-5526 | info@campoanalitico.org.ar

Bullying o Acoso Escolar


El Bullying o Acoso escolar es la exposición que sufre un niño/a en contexto escolar a daños físicos y psicológicos y de otros órdenes, de manera reiterada por parte de un compañero; esta situación se da en un plano de desequilibrio de poder entre quien agrede y quien sufre la agresión.

Es muy importante reconocer frente a esta problemática a los observadores, quienes desde este lugar, con mayor o menor participación en este maltrato reiterado, mantienen y alimentan este círculo de agresividad. Por ello, cuando hablamos de Bullying, nos referimos a la tríada: agresor, agredido y observadores, que particulariza esta situación, distinguiéndola de otros tipos de conflictos entre pares.

Esto, representa un impacto cada vez mayor en el psiquismo de todos los involucrados, vulnerando su autoestima, su capacidad de establecer vínculos de confianza en sí mismo y con los pares, pudiendo desarrollar una serie de problemas psicológicos que afecten directamente a su salud.

 

¿Sabías que existen diferentes tipos de Acoso?

  • Acoso físico: el acosador golpea, empuja o utiliza algún instrumento para hacer daño físico a su víctima.
  • Acoso verbal: consiste en insultar, amenazar o agredir a otra persona verbalmente.
  • Acoso social: el acosador aísla a su víctima de un grupo difundiendo rumores, o humillando en público a la persona.
  • Acoso sexual: acciones que tienen que ver con los actos sexuales (como tocar una persona sin su consentimiento) o burlarse de la orientación sexual de la víctima.
  • Cyberbullying: en estos casos, el acosador suele enviar mensajes desagradables, difundir rumores, imágenes o videos denigrantes a través redes sociales. Esta modalidad de Bullying, se ha incrementado en los últimos años y tiene características particulares que hacen más complejo su tratamiento (anonimato del emisor de la agresión, disponibilidad permanente de dispositivos móviles, difusión masiva del material publicado para agredir a otro/a, etc.)

 

Existen una serie de síntomas que el agredido puede presentar, y a los cuales debemos estar atentos:

  • Problemas de memoria, dificultad en la concentración y atención y descenso del rendimiento escolar.
  • Depresión, ansiedad, irritabilidad, malestar generalizado, cansancio, sensación de ahogo, etc.
  • Dificultades para dormir.
  • Aislamiento social y del grupo de pares.
  • Mantenerse en estado de alerta de manera constante.
  • Sentimientos de culpa.
  • Llanto incontrolado, respuestas emocionales extremas.
  • Miedo a perder el control o a estar solo.
  • Síntomas como temblores, palpitaciones, inquietud, nerviosismo, pesimismo, etc.
  • Amenaza e intento de suicidio.

Es crucial buscar soluciones al problema mediante una propuesta amplia y abierta, contando esencialmente con el diálogo como principal herramienta. Es central el trabajo con la institución educativa y las familias para desarticular las situaciones que generan esta problemática; además, debemos tener en cuenta la importancia de favorecer el resarcimiento a la persona que sufrió daño, y permitiendo a su vez que los agresores y testigos logren un aprendizaje significativo de esta situación.

 

Lic. Hugo Mazzucci (MP: 5293)

Psicólogo y docente del curso de actualización docente: «Una mirada contemporánea e interdisciplinaria hacia el Bullying» desarrollado por la Fundación Campo Analítico.

Si estás atravesando esta situación o conoces alguien que puede estar padeciendo de Bullying ingresa a nuestra RED de profesionales en Salud Mental para consultar por contención y asesoría.