• 3518141855 | 0351-4517493 | info@campoanalitico.org.ar

Fin de Año y Vacaciones


Fin de año:

El fin de año es el momento donde muchas personas piensan en el pasado, sobre aquello que vivieron durante todo un año, lo que lograron, lo que superaron, lo que no pudieron hacer, lo que no deberían haber hecho; mientras que por otro lado hay quienes piensan sobre el futuro, enfocando sus energías en sus sueños, expectativas, ansiedades, temores, lo que harán distinto para estar mejor o para evitar estar mal.

Muchos hacen las dos cosas simultáneamente.

El fin de año con sus fiestas, encuentros y rituales, es un momento del año donde surge la reflexión sobre el deber-ser. 

 

Las vacaciones:

Por otro lado tenemos las vacaciones (que no siempre coinciden con las fiestas de fin de año).

Las vacaciones se configuran como otro momento, otro tiempo. Las vacaciones están caracterizadas por una puesta en suspenso, un paréntesis en la vida cotidiana, un dejar para más adelante las reflexiones metafísicas y disfrutar del momento.

 

Entrar en vacaciones:

A muchas personas les cuesta entrar de vacaciones, no es sencillo dejar de pensar en términos discretos de tiempo y espacio, agendas y objetivos, responsabilidades y obligaciones. El tiempo de vacacionar – si es que el ocio se toma en serio – es un tiempo para practicar el hedonismo, el disfrute, el placer, el descanso, el aquí y ahora. Es un tiempo sin tiempo, y cuando se ingresa en esa lógica hay cambios.

Por eso en vacaciones muchas veces podemos llegar a olvidar parte de la historia: los problemas conyugales, las discordias familiares, las dificultades financieras, lo que no se hizo en el año, etc. En ese momento es posible abrir un párrafo a las nuevas experiencias de vida, a la tranquilidad, el encuentro con la emoción, al contacto con otras personas, o lo que el momento ofrezca de placentero.

 

Terminar las vacaciones:

Si esto sucede es lógico que al terminar muchos pretendan vivir la vida como si siguieran de vacaciones. Al regreso surge el interés por equilibrar más la balanza entre la vida personal y la laboral, ir al gimnasio, comenzar una dieta, aprender a tocar un instrumento, un idioma. Por sobre todas las cosas, parece que la base está en «no olvidarse de disfrutar la vida«. No obstante aquí se presentan una serie de dificultades.

Seguir leyendo…

 

Nota realizada por Lic. Diego Mansilla Galdeano